Un domingo pensando en el mundo

Hoy fue un domingo diferente, hoy abrí los ojos y agradecí que fueran las 9.30 am y me dejaran dormir hasta tan tarde, soy y siempre fui una dormilona, no hay mejor lugar que mi cama y más cuando estoy cansada, enferma o tristona. Me levanté tarde pero descansada y me encontré a mis hombres viendo un partido de rugby en la sala.

Mi esposito me miró y me dijo: Puedo ir a trotar? Claro, le dije y se alistó y salió.

Me quedé con mi enano loco haciendo las actividades del Coquito (Estimulación Lectora) que compramos en Plaza Vea y que tanto le divierten y entretienen. Sin presión, hacemos lo que le provoca y si no le da la gana de pintar o pegar algo, pues lo dejamos y pasamos a la siguiente página, hasta que se aburre y algo más  interesante le jala la atención.

Mi día se ilumina con ver la sonrisa de mi bebé (siempre será mi bebé, aunque un día tenga 12 y no quiera que lo vean conmigo por la calle y aunque un día tenga 17 y tire la puerta de su cuarto porque no le dimos permiso para ir a alguna fiesta, jajaja) y agradezco a Dios la familia y los amigos que tengo y lo poco o mucho que la vida me ha dado, porque a pesar de que uno siempre sienta que le falta algo (y a veces todo), tener la suerte de ver sonreir a mis seres queridos es lo que me hace una persona rica.

Hoy tenía que hornear un bizcocho de chocolate para la celebración del cumpleaños de mi sobrina en su cole (mi cole) mañana. Bizcocho de chocolate con fudge, que quedó lindo y delicioso…pero no le tomé foto, más quesaaaaa?

Después de un almuerzo medio frustrado porque el delivery de sushi que llegó tarde e incompleto, me puse a organizar el caos de la cocina y a revisar correos, a trabajar un poquito y así sin darme cuenta me dieron las 8 pm.

No me gusta ver los noticieros, desde que Cami nació soy incapaz de ver las noticias con las que nos malogran el día los noticieros de hoy en día. Me entero de lo que sucede en el mundo porque lo leo en los diarios por internet.

Hoy revisando mi muro de Facebook me encontré 2 noticias tristes, una de una mujer que hace 1 año perdió a su esposo e hijo (de 15 meses) en un accidente de tráfico por culpa de una mujer que manejaba ebria y otra con un video de un hombre que abraza el cuerpo sin vida de su bebé de 2 años pidiendo que se despierte luego de que muriera en un nuevo bombardeo en la Franja de Gaza en el que también perdió a su esposa embarazada. Desgarradoras imágenes que no fui capaz de ver más de 5 segundos, me dejan preguntándome qué le pasa al mundo, ese mundo en el que mi hijo, nietos (ojalá tenga varios) y bisnietos vivirán. ¿Qué podemos hacer para que la gente deje de matarse? No puedo evitar pensar en el futuro de nuestro mundo y en el egoísmo en el que vivimos.

¿Y en el tema de la ecología? Es horrible ver imágenes de nuestros océanos llenos de bolsas de basura, de animales marinos atrapados en redes, comiendo bolsas de plástico y tortugas con el caparazón deformado por un plástico porta latas y con cañitas en sus fosas nasales y de nuestros ríos contaminado por pasivos ambientales mineros y aguas residuales.

¡Sólo sé que depende de nosotros el cambio! Aunque uno crea que lo poquito que uno hace en casa no cambiará la situación actual, es inculcándole a nuestros hijos cuidar del planeta y sumando el esfuerzo de una comunidad y un país completo que se conseguirá un mundo mejor. ¿Sueno idealista y naif? Tal vez, pero sé que si en mi casa reciclamos, si no usamos casi plástico, si nos deshacemos de los desperdicios de una manera correcta, algo aportaremos al cambio en nuestro planeta.

En el edificio donde vivo sólo 3 familias usan el servicio de reciclaje que ofrece la municipalidad de Surco. Tenemos la suerte de que el camioncito pase 1 vez a la semana a recoger las bolsas que ellos mismo entregan. ¡¡¡3 familias de 13 que vivimos en el edificio, nada más!!! Y en mi cuadra sólo he visto bolsas de reciclaje en las puertas de 4 casas/edificios. Con lo fácil que es reciclar…algo estamos haciendo mal en nuestras comunidades, falta información y falta educación.

Cuando vivíamos en San Borja el camión del reciclaje pasaba 1 vez a la semana tocando una musiquita particular…la canción de la película Titanic. Cuando la escuchábamos acercarse bajábamos corriendo la bolsa con todo lo que habíamos juntado durante la semana.

En Miraflores no pasa el camioncito, toca ir a dejar las botellas, latas, plástico y papel a los tachos que hay en los supermercados. Y supermercados con tachos de reciclaje hay en todos los distritos, no? Si vas al super de vez en cuando, qué te cuesta llevar tus deshechos reciclables? Te toma 3 minutos botarlos en el tacho correcto, crees que hacer ese pequeño esfuerzo le puede dar un mundo mejor a tus hijos y nietos? Entonces, hazlo por ellos.

 

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s