¡No me gusta correr!

Siiii…me gusta el ejercicio pero no me gusta correr. Siempre hice ejercicio, desde que estaba chiquita en el colegio me encantaba el salto alto y largo, correr 100 mts. planos, con vallas, posta, lanzar jabalina, disco, jugaba voley y hacía la gimnasia acrobática en el club de gimnasia El Olivar. Pero correr largo nunca fue mi fuerte, no más de 400 mts. porque cuando terminaba, me moría. Nunca me entrené para aguantar mucha distancia y cada vez que nos hacían el Test de Cooper en educación física terminaba con nauseas y mareos.

Con el tiempo y gracias a dos amigos triatletas, mi esposo y yo le cogimos el gusto a correr por la playa. Pero yo sólo era capaz de terminar la distancia acordada si escuchaba música que me diera ritmo y que me quitara de la cabeza las mil ideas que me animaban a dar media vuelta, volver a la casa y desparramarme en la terraza a descansar. Pensaba en todo, en que estaba cansada, en que me faltaba el aire, en que tenía mucho calor, etc. cualquier cosa con tal de dar media vuelta y volver por donde vine. Era una lucha mental constante que me llevaba a tratar de convencerme a mí misma de que debía hacer ejercicio, que trotar era bueno para mí, que es una de las actividades físicas que más beneficios aporta, que previene la obesidad, las enfermedades cardíacas, controla la presión y que debía hacerlo, pero NO ME GUSTABA nada de nada.

Foto: imujer

Foto: imujer

En esa época vivíamos cerca al pentagonito, no había excusa para no salir a correr, tener ese lugar tan cerca y no aprovecharlo era un pecado. Entonces salía a dar, con las justas, una vuelta completa sin parar….me sentía invencible, una heroína, jajaja. Pero no lo disfrutaba nada y sin música era peor, no era capaz de trotar más de 500 metros sin parar y caminar. La música mantenía mi mente ocupada y hacía que avanzara cientos de metros sin darme cuenta.

Por otro lado odio ir al gimnasio, me aburre una barbaridad, no soy capaz de contar las repeticiones sin perder la cuenta porque mi mente vuela y me desconcentro.

Hace 2 años nos mudamos y ya no estamos tan cerca al pentagonito, después de unos meses nos animamos a salir a correr por la casa, hay varios parques y es una zona linda, hacía 4 km pero me costaba horrores. Entonces, por cosas de la vida descubrí el yoga. Siiiii, amo el Power Yoga, no sólo porque siento que mis músculos trabajan duro sino porque combina la armonía, bienestar y salud. Además quemo el doble de calorías de las que quemaba trotando y lo disfruto mucho.

Si eres de las que odia correr, aquí te dejo algunas alternativas para que hagas ejercicio y seas feliz:

1. Nadar quema calorías y ejercita todo tu cuerpo.

Foto: mamashealth

Foto: mamashealth

La capacidad motriz aumenta, aporta una increíble resistencia cardiopulmonar, quema un mayor número de calorías ya que en el agua los músculos trabajan de cinco a seis veces más que en tierra firme, aumenta la masa muscular y la tonifica, mejora la postura corporal, aumenta la flexibilidad de la columna y elimina los dolores, estimula la circulación sanguínea, facilita la eliminación de secreciones bronquiales, previene lesiones ya que fortalece los tejidos articulares, ayuda a mejorar estados de ansiedad y aliviar síntomas de depresión.

2. Practicar yoga ayuda mental y físicamente.

Foto: higherperspective

Foto: higherperspective

Ayuda a perder peso, alivia tensiones, mejora la inmunidad, aumenta la energía, mejora la flexbilidad y la postura, tonifica tu cuerpo, mejora la circulación sanguínea, ayuda a las personas que padecen ansiedad, estrés, depresión, problemas de sueño, problemas de concentración y ayuda a la relajación, mejora el funcionamiento del sistema digestivo, beneficia a personas con problemas respiratorios como el asma, ayuda en el tratamiento de lesiones, dolores de espalda, problemas hormonales, entre otros.

3. Bailar disminuye el estrés.

Foto: mujerpatagona

Foto: mujerpatagona

El baile es un excelente ejercicio cardiovascular; aumenta nuestra capacidad pulmonar, la flexibilidad y firmeza de los músculos, mejora la postura, ayuda en la prevención y el tratamiento de la osteoporosis, cuanto más intenso y rápido sea el baile se queman más calorías, aumenta los niveles del colesterol bueno y disminuye los del malo, fortalecer los músculos, la coordinación y los reflejos, elimina el estrés y la depresión, aumenta la confianza y la autoestima.

4. Montar bicicleta quema muchas calorías.

Foto: farm7

Foto: farm7

Tonifica los músculos de la cadera, glúteos, piernas y espalda, incluso los del abdomen, ayuda a mantener el corazón sano ya que es un excelente ejercicio cardiovascular, da la oportunidad de despejar la mente, reduce el colesterol malo, y aumenta el bueno ya que los vasos sanguíneos se encontrarán mucho más flexibles y saludables, generas endorfinas o las llamadas hormonas de la felicidad, potencia el sistema inmunológico y te ayuda a ahorrar ❤ porque gastas menos en gasolina o en pasajes.

5. Caminar ayuda a quemar grasas y bajar de peso.

Foto: nutricionsinmas

Foto: nutricionsinmas

Caminar diariamente entre 30 y 45 minutos fortalece el corazón reduciendo las probabilidades de complicaciones cardiovasculares, es bueno para el cerebro, relaja, elimina el estrés, mejora el ánimo, combate la depresión, previene la diabetes tipo 2, el cáncer y los problemas de vejiga, mejora la resistencia cardiorrespiratoria, es bueno para los huesos, evita la obesidad y los depósitos de celulitis.

Si tienes algún ejercicio favorito, cuéntame sobre él para compartirlo con las lectoras.

 

Anuncios

Puedes dejar tu comentario aquí

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s